Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 26 de diciembre de 2010

El Agua en Buniel. Vuelta a la Edad Media.


Hoy cuando Buniel ha despertado ha visto como sus grifos en vez de arrojar el liquido elemento, pedían a gritos el mismo.
Casi todos pensábamos que era debido a la fuerte helada que hemos disfrutado, pero no, esa no ha sido la causa.
La causa ha debido ser y digo ha debido ser, porque hace escasos diez minutos, he preguntado al alcalde la causa y no me ha contestado más " que no me preocupase". A las 21:00 de la noche seguimos sin agua, todo el día sin agua.
Lo preocupante no es la avería, que puede ocurrir, sino las medidas que se toman en este caso, hasta las 13:00 nadie había hecho nada y nadie conocía nada; el Ay-untamiento no se encontraba en el pueblo y si se encontraba no recibía, no existe un protocolo de actuación en lo concerniente al agua y eso es triste, muy triste, teniendo en cuenta que en Buniel disfrutamos de iguales impuestos que una ciudad.
Parece ser que un "discriminador o bomba", no lo se, ha tenido un fallo, este aparato era el encargado de llenar el deposito de los acuíferos existentes, desviando cuando los depositos estaban llenos, ha fallado y ha dejado de llenar.
Teniendo en cuenta las lluvias, el deposito debía estar lleno, por lo que deduzco que esta avería proviene de hace tiempo, no es de hoy y solo se ha dado cuenta el Ay-untamiento cuando el deposito se ha vaciado.
Es triste esta vuelta a la Edad Media, cuando los vecinos iban a por agua a las fuentes, ¿lo habrá realizado este corte como actividad cultural? ,¿ lo habrán hecho como un regreso a la Edad Media?, la verdad, no lo he visto en el programa; si quieren hacer una actividad relacionada con la Edad Media que pongan un Mercado Medieval, no te jode.....
Que Fortuna nos libre de este Ay-untamiento

lunes, 6 de diciembre de 2010

Expolio en Castilla

30.000 jóvenes que estaban empadronados en, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Zamora y Valladolid en 1996, causaron baja en sus respectivos censos de 2006. No son datos arbitrarios: cualquier persona los puede consultar en el Instituto Nacional de Estadística (INE). 30.000 jóvenes que emigraron es la cifra contrastable, pero no están contabilizados todos los jóvenes que viven, trabajan y estudian lejos de esa parte de Castilla y León en la que crecieron, aunque sigan empadronados aquí como único vínculo que les queda a los pueblos y ciudades que les vieron nacer.

Por lo tanto, no son 30.000, sino que son muchos, muchísimos más los jóvenes que Castilla y León ha perdido en un espacio de tiempo tan corto como 10 años.

Por poner un ejemplo, entre 1996 y 2006, toda la población joven de las provincias de Burgos o Salamanca se esfumó. Los jóvenes de ciudades como Valladolid tuvieron que hacer sus maletas para siempre en tan sólo una década.

Por suerte, la emigración juvenil en Castilla no está focalizada, y se puede seguir contando con todas nuestras ciudades, aunque cada vez haya menos gente y muchos pueblos estén desapareciendo.

Aunque los censos arrojen datos positivos en todas las provincias...

El saldo de población joven por provincias entre 1996 y 2006 es:

Ávila………….-2.301 jóvenes (-5,59%).

Burgos……….-1.542 jóvenes (-1,64%).

León………...-11.256 jóvenes (-8,77%).

Palencia……...-3.606 jóvenes (-7,96%).

Salamanca…..-6.197 jóvenes (-6,67%).

Segovia……..-1.483 jóvenes (-3,87%).

Soria…………..-909 jóvenes (-4,22%).

Valladolid……..-930 jóvenes (-0,61%).

Zamora……..-3.548 jóvenes (-7,45%).

Y lo peor de todo no son las cifras, es el desarraigo al que se obliga a padecer a los jóvenes de Castilla y León debido a la falta de expectativas en su tierra. La emigración juvenil es un fantasma que acecha a la juventud de Castilla y León. Es como entrar en una clase cualquiera con 24 alumnos y decir con tono amenazante: “dentro de 10 años uno de vosotros no sólo habrá dejado de vivir en su comarca de Castilla y León sino que incluso habrá causado baja en el censo y toda relación con su lugar de origen”.

Pero el éxodo juvenil, sin igual en toda España y Europa Occidental, no debe circunscribirse a cuantiosas pérdidas en el campo de la juventud. Tambien es muy importante la pérdida económica y social derivada de la emigración. Por ejemplo, gran parte del dinero que Castilla y León gasta en educar y formar a los jóvenes, no revierte nuestra comunidad.

La emigración de los jóvenes es una sangría que sigue tan vigente en el siglo XXI como en 1960-1970. Y si estos datos ya son terroríficos entre 1996 y 2006, Cuando ¿cuántos jóvenes más tendrán que hacer su maleta ahora que la crisis no deja lugar a perspectivas de futuro en nuestra tierra?
Datos tomados del Partido Nacionalista de Castilla y Leon. Puede ser que sean los unicos que se han preocupado por desglosarlos convenientemente.
Que Fortuna nos libre de estos politicos.